Calendario 2017

Calendario 2017.

Misioneros en acción

SAL Más Allá
¡Preparate para realizar una experiencia de voluntariado misionero más allá de las fronteras!

Animación misionera

Pascua Joven Misionera
Mendoza 2017.
Del 13 al 16 de abril.

Frases de Allamano

IMC_Estampa_2_BAJA.jpg

Nueva misión, nuevo desafío y crecimiento entre los kollas.

Cuando las hermanas Misioneras de la Consolata optaron por abrir una nueva misión en Isla de Cañas, en la parte norte-occidental de Argentina, decían que sí a un proyecto; un proyecto porque al igual que muchos otros proyectos que tiene una misión, objetivos y también tiene una Metodología para dirigir a su meta. Al mismo tiempo, las hermanas eran conscientes del hecho de que este proyecto era distinto al de los demás, ya que está fundado y basado en los valores y las creencias sobrenaturales. La finalidad de este proyecto es que todos puedan llegar a experimentar el verdadero consuelo que viene de una relación con Dios, se adhieran a Él, para que Él sea el centro de sus vidas. La misión es nueva, ya que era la primera vez que las hermanas misioneras de la Consolata llegaban al lugar para compartir la vida con la gente; difícil porque tenemos que encontrar una manera de encarnar y enriquecer el carisma de la rica cultura del lugar; que en última instancia conducirá al crecimiento del carisma y también al crecimiento y enriquecimiento de las hermanas.

El nombre de Isla de Cañas viene de las muchas plantaciones de cañas que crecían en esta región montañosa y que todavía se ven, esparcidas de un lugar a otro. El lugar es fértil y puede producir muchas plantas y también se encuentran muchos árboles de naranja que lo adorna maravillosamente cuando llega el tiempo de la cosecha. El lugar también ha sido bendecido con recursos naturales como un bosque, muchos ríos, incluyendo el río Iruya, Río Caña y Río Cortadera; montañas, piedras de diferentes colores y el aire fresco que relaja y calma el corazón y la mente.

Isla de Cañas se encuentra en la Provincia de Salta, en la diócesis de Orán. Tiene una altitud de 800 metros sobre el nivel del mar y es húmedo; el panorama del lugar es genial, impresionante y relajante, ya que está encajonado por las Sierras. El sol de la mañana bendice la tierra a medida que sube con gracia desde el este para que se caliente. Durante la temporada de invierno, las montañas cubiertas de nieve reflejan una maravilla que invita a la adoración y al culto del Altísimo Creador de toda la belleza del mundo.

Tiene una población de aproximadamente dos mil personas. Los nativos de la tierra son conocidos sobre todo como los Kolla debido al hecho de que viven en las regiones montañosas, el idioma del lugar es el Quechua, sin embargo la actual generación no lo habla más. Las personas todavía aprecian los valores culturales y tienen fiestas repartidas por todo el año para celebrar su identidad.

Las personas dependen de la tierra para su sustento, que también atesoran una gran cantidad; hay fiestas y rituales en honor de la tierra que se refieren como Pacha mama, implicando la Madre Tierra. De la tierra que obtienen los alimentos, la tierra les cobija, la tierra proporciona agua y la tierra también inspira su vida espiritual. De la tierra reciben la vida y por eso la llaman la madre tierra. También participan en la tala de los bosques y venden la madera a otras provincias, una fuente de dinero para las familias.

Como la mayoría de las Iglesias católicas en América Latina, el lugar es rico en devociones populares con las familias involucradas en la organización y preparación de las novenas en preparación para estos santos. Actualmente hay por lo menos cuatro denominaciones cristianas en la zona y los católicos son la mayoría, aunque únicamente nominalmente. Hay una pequeña capilla dedicada a Santiago Apóstol en la que los cristianos se congregan cada día a las 20:00 para la celebración y cada sábado a las 15:00 para la celebración de la Santa Misa. El sacerdote no puede llegar cada día para la Misa por la distancia de la ciudad y la falta de personal en la diócesis.

Las Hermanas Misioneras de la Consolata abrieron esta nueva misión el 3 de marzo de 2013. Estamos en el proceso de fortalecimiento de la fe de esta comunidad cristiana y, por lo tanto, participamos en el apostolado que también forma parte de nuestro proceso de inserción. Tales apostolados incluyen: Catequesis: la hermana instruye a los fieles en la fe durante los días laborables y los fines de semana. Hay muchos niños y adultos que participan para prepararse a la vida sacramental de la Iglesia. Durante los fines de semana la iglesia está llena de muchos niños y los jueves, los jóvenes son instruidos en la fe. Las visitas a las familias: visitamos a las familias en las horas de la tarde durante los días de semana acompañadas por los Legionarios. Esto nos ayuda a entrar en la realidad de las familias para poder compartir sus experiencias. Esto también nos está ayudando a comprender la razón del escaso número de hombres en la Iglesia, hecho que ha sido nuestra preocupación desde que abrimos la misión.

La enseñanza en la Escuela: Como parte de nuestro sustento, hay dos hermanas que están trabajando en la escuela, ofreciendo temas de ética en inglés y Sociales, y también están involucradas en la tutoría de los profesores y también de los estudiantes adultos de la zona.

Presidiendo Celebraciones diarias: Cada día, tenemos la celebración de la palabra de Dios en la Capilla de San Santiago a las 20:00. Las hermanas comparten la palabra de Dios con el pueblo de la zona y también dan la comunión. .

La formación de las comunidades cristianas: Esto es parte de la formación permanente, que los cristianos están involucrados para ayudar a apreciar la fe católica y viven su dinámica. Este proceso es lento que nos permite inculcar en la gente un sentido de responsabilidad en la Iglesia. Algunos de los grupos formados incluyen el grupo de jóvenes que actualmente están aprendiendo a tocar la guitarra con el objetivo de llevar a los cristianos en el canto de anuncio, también hay otros adultos involucrados en esto. También hay un grupo de los jóvenes hijos de los misioneros que están entusiasmados con su llamado como misioneros que están llamados a vivir en sus familias y en las comunidades.

Compartiendo la vida de la gente: Estamos involucradas en la puesta en común de la vida cotidiana de las personas, esto implica celebrar con ellos los momentos alegres de su vida y también consolarlos en sus momentos tristes. Esto nos está ayudando a enriquecernos a medida que aprendemos las diferentes maneras de celebrar un cumpleaños, de luto a los muertos y comunicar al Señor..

Nuestra comunidad se fortalece con oraciones que compartimos juntos cada día y más especialmente devociones a Jesús en el Santísimo Sacramento y de nuestra madre y patrona María Consolata; con ella creemos que podemos compartir consuelo de Dios a todos los rincones de la Isla de cana.

Nuestras plataformas ¡SUMATE!