La intención universal es “para que nos abramos al encuentro personal y al diálogo con todos, también con quienes piensan distinto de nosotros”. La intención para la evangelización es “para que los pastores de la Iglesia con profundo amor por su rebaño, acompañen su camino y animen su esperanza”. El director general del Apostolado de la Oración, explicó que Francisco “en el mes de noviembre nos confía dos orientaciones para nuestra vida y para la misión de la Iglesia, es decir, para mi parroquia, mi grupo y movimiento eclesial”.

“Una de ellas es sobre el diálogo, sobre la cultura del encuentro, sobre la capacidad de acogida y de escucha del otro. Por ejemplo, esa insistencia sobre el hecho de poder abrirse a los demás aunque piensen de manera distinta a nosotros”, señaló.

Por otro lado, recordó, “el Papa ha dicho muchas veces cuánto es necesario entrar en el diálogo, sino crecen los muros, y siempre es más difícil la reconciliación”. “Entonces este mes nos invita a entrar en este diálogo y apertura a los demás que solo puede ir con una capacidad de escucha”, dijo.

El P. Fornos explicó también que “el Apostolado de la Oración es la red mundial de oración del Papa, es una misión confiada a la Compañía de Jesús, cada mes da a conocer los grandes desafíos de la humanidad y de la misión de la Iglesia que el Papa confía a toda la Iglesia”.