Calendario 2017

Calendario 2017.

Misioneros en acción

SAL Más Allá
¡Preparate para realizar una experiencia de voluntariado misionero más allá de las fronteras!

Animación misionera

Pascua Joven Misionera
Mendoza 2017.
Del 13 al 16 de abril.

Frases de Allamano

IMC_Estampa_1_BAJA.jpg

En el corazón de cada cultura laten valores importantes, vitales. En el corazón de la cultura quechua hay un lugar especial dedicado a la relación con los seres queridos fallecidos, y con el mundo de los muertos en general.

En cada rincón de este mundo la experiencia de la muerte es un tiempo fuerte y delicado, y cada pueblo desarrolla rituales y organiza los tiempos para “metabolizar” la despedida y el duelo. En el Altiplano Andino hay un momento en el año en que la gente se relaciona con las “Almas Bendecidas” (quiere decir los difuntos), con el “Mundo Almas” (la dimensión invisible de los seres espirituales).

Este tiempo coincide con el calendario litúrgico católico: la fiesta de Todos los Santos y la Comemoración de los fieles difuntos (1° y 2 de noviembre), en la cultura andina la fiesta empieza la noche del 1° de noviembre y termina el día 3 con la kacharpaya (la despedida).

Los rituales se desarrollan en la casa de familias que tuvieron difuntos en el año pasado, o en años anteriores: se construye un altar y se lo llena de panes y galletas en forma de niño (t’anta wawa). Hay también panes en forma de escalera, para significar el camino hacia el Cielo del Alma Bendecida. La gente visita los altares, la familia ofrece comida, generalmente la preferida del difunto.

El día 2 la fiesta se mueve al Cementerio: se cree que las almas vuelven al medio día, y se esperan con comida y bebida: se ch’alla por las almitas, los niños rezan y obtienen galletas y panes, y muy contentos salen cargados del Cementerio.

Es un tiempo que, en el calendario campesino, es muy importante: las lluvias deberían empezar en esta época y garantizar la cosecha, después de la siembra recién hecha. En la cultura originaria el respeto a los Difuntos garantiza la lluvia en su justa medida: de hecho, una Alma Bendecida enojada (porque álguien no le dio el debido respeto en los rituales o en manejar los restos mortales, su cuerpo o sus huesos) puede causar sequía o otros fenómenos no favorables al campo.

Estamos hablando de una cultura campesina que depende totalmente de las lluvias y del buen tiempo para obtener la cosecha, fundamental a su sustento: por eso la relación con el medio ambiente y con el mundo espiritual forman una única dimensión para garantizar la vida.

Nuestras plataformas ¡SUMATE!